¿Cómo puede ayudar la medicina alternativa a las personas con cáncer?

Los tratamientos alternativos para el cáncer posiblemente no cumplan una función directa en la curación del cáncer, pero pueden ayudarte a afrontar los signos y síntomas provocados por el cáncer y por los tratamientos oncológicos. Los tratamientos alternativos pueden aliviar los signos y síntomas frecuentes, como ansiedad, fatiga, náuseas y vómitos, dolor, dificultad para dormir y estrés.

Habla con tu médico para que juntos puedan determinar el equilibrio adecuado entre la medicina tradicional y los tratamientos oncológicos alternativos. Si bien los tratamientos oncológicos de medicina complementaria y alternativa, como la acupuntura, pueden disminuir las náuseas o el dolor, habitualmente no tienen la potencia necesaria para reemplazar los medicamentos oncológicos que te receta del médico.

¿Qué tratamientos oncológicos alternativos vale la pena probar?

Estos tratamientos oncológicos alternativos han demostrado ser una opción algo prometedora para ayudar a las personas con cáncer. Habla con el médico si estás interesado en probar:

  • Acupuntura. Durante el tratamiento de acupuntura, un profesional inserta pequeñas agujas en la piel en puntos específicos. Los estudios demuestran que la acupuntura puede ser útil para aliviar las náuseas causadas por la quimioterapia. La acupuntura también puede ayudar a aliviar algunos tipos de dolores en pacientes con cáncer.
    La acupuntura es segura cuando la lleva a cabo un acupunturista con licencia que usa agujas estériles. Pídele al médico nombres de acupunturistas de confianza. La acupuntura no es segura si tomas anti-coagulantes o si tienes un recuento de células sanguíneas bajo; por eso, primero debes consultarlo con tu médico.
  • Aromaterapia. En la aromaterapia, se usan aceites perfumados que proporcionan una sensación relajante. Los aceites, infusionados con esencias como la lavanda, se pueden aplicar en la piel durante un masaje o agregar al agua de la tina. Los aceites perfumados también se pueden calentar para que liberen sus aromas. La aromaterapia puede ser útil para aliviar las náuseas, el dolor y el estrés.
    Un profesional de la salud puede llevar a cabo la aromaterapia o puedes usar la aromaterapia por tu cuenta. La aromaterapia es segura, pero los aceites que se aplican en la piel pueden causar reacciones alérgicas. Las personas con cáncer sensible a los estrógenos, como algunos tipos de cáncer de mama, deben evitar aplicar grandes cantidades de aceite de lavanda o de árbol del té en la piel.
  • Haz ejercicio. Hacer ejercicio puede ayudarte a controlar los signos y síntomas durante el tratamiento oncológico y después de este. El ejercicio moderado puede ayudarte a aliviar la fatiga y el estrés, así como a dormir mejor. En la actualidad, muchos estudios demuestran que un programa de ejercicios puede ayudar a las personas con cáncer a vivir más tiempo y a mejorar su calidad de vida en general.
    Si aún no hacías ejercicio de forma regular, consulta con el médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Comienza poco a poco y agrega más ejercicios a medida que avanzas. Ponte como objetivo llegar a hacer, por lo menos, 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana.

Hipnosis.

La hipnosis supone alcanzar un profundo estado de concentración. Durante una sesión de hipnoterapia, un terapeuta puede hipnotizarte hablándote en un tono suave y ayudándote a que te relajes. Luego, el terapeuta te ayudará a concentrarte en tus objetivos, como controlar el dolor y reducir el estrés.
La hipnosis puede ser útil para las personas con cáncer que sufren ansiedad, dolor y estrés. También puede ayudar a prevenir las náuseas y los vómitos anticipados que se pueden manifestar si la quimioterapia te ha producido vómitos en el pasado. Cuando la lleva a cabo un terapeuta certificado, la hipnosis es segura. Aun así, debes informarle al terapeuta si tienes antecedentes de enfermedades mentales. Las técnicas de Mente-Cuerpo han ganado lentamente aceptación en la medicina corriente como formas efectivas para soportar los efectos secundarios y síntomas de varias enfermedades. Diferentes tipos de las técnicas de cuerpo y mente incluyen hipnosis, técnicas de relajación, meditación, imágenes guiadas y biorretroalimentación. La hipnosis puede ser definida como un procedimiento donde un terapeuta sugiere que un paciente experimente cambios en las sensaciones, pensamientos, y comportamiento, que pueden no ser accesibles normalmente para la mente consciente. No todas las personas pueden ser hipnotizadas, algunas personas son más susceptibles a la sugestión que otras. Reacciones adversas a la hipnosis dependen del individuo, pueden incluir dolor de cabeza, revivir un evento emocionalmente traumático, iniciar esquizofrenia, y pérdida de memoria. No se conoce exactamente cómo trabaja la hipnosis pero parece trabajar en la región del cerebro que es responsable por la conciencia.


dsalud.com

Investigación científica

En los pacientes con cáncer, la hipnosis y otras técnicas de mente-cuerpo han demostrado mejorar la calidad de vida, ánimo, y la capacidad de afrontamiento. Los estudios también han demostrado la capacidad de la hipnosis para reducir el dolor, ansiedad, sofocos, náusea y vómito. Se ha encontrado que la hipnosis puede fortalecer el sistema inmune de pacientes con cáncer. Sin embargo, los estudios no han podido demostrar que este cambio mejora el tiempo de supervivencia o reduce la progresión de la enfermedad. Actualmente, la hipnosis está siendo investigada por su habilidad para ayudar con varios efectos secundarios del cáncer y del tratamiento del cáncer como sofocos, resequedad en la boca, ansiedad, y reducida calidad de vida.Para información sobre pruebas médicas que se están llevando a cabo involucrando la hipnosis, por favor visite nuestra sección de ensayos clinicos.

Aprobación de la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos

En general, la hipnosis ha sido aprobada por el Instituto nacional de salud para el tratamiento de dolor crónico e insomnio. Sin embargo, no es evidencia suficiente para apoyar que la hipnosis es efectiva en la lucha contra el cáncer y no ha sido aprobada por la FDA como tratamiento para el cáncer.

Masajes

Durante un masaje, el profesional de la salud te presiona la piel, los músculos y los tendones para aliviar la tensión muscular y el estrés, y promover la relajación. Existen varios métodos de masajes. El masaje puede ser moderado y suave o puede ser profundo y con más presión.
Según algunos estudios, los masajes pueden ser útiles para aliviar el dolor en las personas con cáncer. También pueden ayudar a aliviar la ansiedad, la fatiga y el estrés.
Los masajes pueden ser seguros si trabajas con un masoterapeuta que tenga el conocimiento correspondiente. Muchos centros oncológicos cuentan con masoterapeutas; o bien, tu médico puede derivarte a un masoterapeuta que trabaje regularmente con personas que tienen cáncer.
No te hagas masajes si tu recuento de células sanguíneas es muy bajo. Pídele al masoterapeuta que evite hacerte masajes cerca de cicatrices quirúrgicas, las zonas del tratamiento con radiación o los tumores. Si tienes cáncer en los huesos o padeces alguna otra enfermedad en los huesos, como osteoporosis, pídele al masoterapeuta que use presión ligera en lugar de un masaje profundo. La discusión sobre si realizar masaje en una persona con cáncer lleva mucho tiempo creando grandes controversias entre médicos, pacientes y terapeutas. Durante años se ha dicho que cuando una persona informe de que tiene cáncer, debemos dejar el masaje y la terapia manual a un lado, ya que se ha considerado siempre una contraindicación. Los enfermos de cáncer pueden disfrutar de los beneficios del masaje y de diferentes terapias manuales sin riesgo. No obstante, estos pacientes deberían consultar previamente a su oncólogo, especificando a qué técnica desean someterse y con qué fin. Algunas personas con cáncer o personas relacionadas con esta enfermedad se preguntan si el masaje en enfermos de cáncer puede propagar las células cancerígenas por el cuerpo a través del sistema linfático. El sistema linfático es una red por la que circula la linfa, una parte importante del sistema inmunológico del cuerpo. La circulación linfática se produce de forma natural, independientemente de la circulación sanguínea.


cimformacion.com

La meditación ayuda a los pacientes de cáncer

Dormir mejor, tener menos ansiedad… En el MD Anderson Cancer Center, referente mundial en el tratamiento del cáncer, han constatado que meditar ayuda a los pacientes.

Meditación para combatir el cáncer

La ansiedad y el estrés que sienten muchos pacientes de cáncer, y sus familiares, suelen distraerlos del momento presente y los llevan a abandonar buenos hábitos alimenticios y de ejercicio que les pueden ayudar a mejorar su calidad de vida y sus síntomas. Aunque los eventos que nos causan estrés, como un diagnóstico de cáncer, no siempre se pueden controlar, si es posible trabajar las reacciones que tenemos frente a ellos. La meditación y otras prácticas cuerpo-mente pueden ser esenciales para un balance saludable entre el sistema simpático y el parasimpático y de este modo sustituir la “reacción de lucha o fuga” del estrés por una “respuesta de relajación”.


refugiodelalma.com